13 abr. 2013

Algunos comentarios sobre la batalla del 14 de abril



Fernando Siti Rojas

Por Fernando Soto Rojas
Palabras expresadas en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, y en la Plaza de Catia, ambos en Caracas, en la tarde y noche del lunes 08 de abril de 2013.
  1. Estamos en la recta final. La suerte está echada para la batalla de este domingo 14 de abril.
El resultado debe ser contundente, claro y categórico a favor del movimiento bolivariano, y en medio de un pueblo que debe estar en la calle, alerta y en permanente comunicación a través de los diversos mecanismos que tiene el movimiento popular para la conquista y defensa del voto.
  1. Esta no es la batalla final, por cuanto el enemigo local y mundial sigue siendo poderoso, aunque tiene serias limitaciones y dificultades con motivo de su propia crisis estructural y los enfrentamientos de diversos signos que se dan por parte de organizaciones populares y Estados independientes en la región y en el mundo.
Sigue teniendo el control de la economía mundial a través del dólar, ejercen y presionan a través de la dictadura mediática mundial y local y amenazan con su poderío militar.
Ellos, su política y la estrategia es la desestabilización de Venezuela, el derrocamiento de la Revolución Bolivariana y facilitar la intervención yanqui con vistas a apoderarse de la riqueza minero petrolera y transformar a Venezuela en colonia otra vez.
  1. Este combate, definido por el Comandante Chávez: de unidad, lucha, batalla y victoria para garantizar su éxito, con un mando único, se inscribe en una estrategia prolongada y en la cual la táctica o las tácticas que tienen que ver con formas infinitas de organización y lucha, propaganda y maniobras, deben ser muy creativas y con aliento popular.
Esta planteado sistematizar una táctica electoral revolucionaria que la asuman y la dominen completamente los cuadros y militantes del movimiento en general.
Pero por ahora hay que trabajar durísimo, muy duro con Maduro y ello significa:
  1. Buscar el voto popular y su defensa.
  2. Todos debemos estar movilizados.
  3. Alerta y en comunicación.
  4. Ser propagandista y agitador.
  5. Estar organizados en algo significativo, porque en esencia la política es razón y fuerza, y quien ande solo en las circunstancias de hoy es imperdonable.