5 jul. 2009

Hondureños, indignados por amenazas y mentiras del cardenal Rodríguez


El cardenal Óscar Rodríguez mintió este sábado al decir que "hasta ahora no ha muerto ni un solo hondureño". Van 5 muertos confirmados por la represión y más de 70 heridos. "El cardenal anunció que aquí va a haber un derramamiento de sangre porque es parte de los golpistas", declaró Andrés Pavón, defensor de derechos humanos.


Prensa Web YVKE (Patricia Rivas) Mundial sostuvo hacia las 6 p.m. una conversación telefónica con Andrés Pavón, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos, para pedirle su reacción ante la afirmación del cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quien este sábado leyó en cadena nacional de radio y televisión, un comunicado de la Conferencia Episcopal y amenazó directamente al presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya, con estas palabras:

"Pensemos si una acción precipitada, un regreso al país en este momento, podría desatar un baño de sangre, sé que usted ama la vida, sé que usted respeta la vida, hasta el día de hoy no ha muerto un solo hondureño, por favor, medite, porque después sería demasiado tarde", acotó.

Pavón manifestó a YVKE Mundial lo siguiente:

"Tras escuchar las declaraciones del cardenal Rodríguez, a quien le dieron la oportunidad de manifestarse en cadena nacional, hemos quedado, no tanto sorprendidos, porque sabemos que el cardenal Rodríguez ha estado en reuniones con los golpistas desde antes del golpe, y después del golpe. Lo que sí nos ha indignado es el hecho de que le ha mentido al mundo, le está mintiendo a la comunidad nacional y a la comunidad internacional, al decir que hasta ahora no ha pasado nada.

El cardenal no mira que tenemos más de 77 personas heridas con lesiones graves y otras con lesiones leves, más de 470 detenidos como consecuencia de las medidas de excepción. Hemos presentado 12 habeas corpus, y aunque la mayoría de los detenidos hasta ahora han recobrado su libertad, y han quedado para requerimiento fiscal del Ministerio Público casi 30 compatriotas, a quienes los acusan de sedición y oponer obstáculos como barricadas en algunas calles de la ciudad.

El cardenal Rodríguez no se da cuenta que el día de ayer fue asesinado el periodista de apellido Fino, en la localidad de San Juan Pueblo, en el departamento de Atlántida. Que el domingo, a la 1.30 de la mañana fue ametrallada Radio Susigalpa, y que el día de ayer (viernes) también Radio Sonaguera, fue amenazado el periodista Montero. Llegaron militares con ametralladoras M-60 para intimidarlo y a ordenarle que dejara de estar pasando informaciones referentes a las grandes movilizaciones que el pueblo de Honduras está desarrollando para lograr el retorno del presidente Zelaya.

Lo que está diciendo Monseñor Rodríguez es altamente indignante para el pueblo de Honduras, que ha sufrido el arrebato de este gobierno de facto, de este gobierno que se ha logrado instalar con un golpe técnico-militar. Nosotros hemos llamado a la comunidad nacional e internacional para que denuncie la mentira del cardenal Rodríguez.

Él también anunció que aquí va a haber un derramamiento de sangre, y lo ha hecho con tanta seguridad porque él forma parte de los golpistas. Él no le dice al mundo que el pueblo hondureño no está armado, que la única arma que tenemos es nuestra conciencia, nuestra voluntad, para poder seguir resistiendo a este golpe militar. Ya mañana, mi organización, que es el Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en el Mundo, estamos presentando ante el Ministerio Público una acción para que se requiera al cardenal Rodríguez, a fin de que él vaya a rendir su testimonio, en vista de que él tiene conocimiento de que en Honduras va a haber un derramamiento de sangre a la llegada del presidente Manuel Zelaya Rosales.

El cardenal ha actuado de manera irresponsable, ha faltado a la verdad, y ha faltado a su juramento cristiano. No estamos denunciando a la feligresía católica en Honduras, ni a la feligresía cristiana protestante. Estamos denunciando a este señor que se atrevió a mentirle al mundo en cadena nacional, ganándose con ello el repudio del pueblo de Honduras".

"¿Pastor de almas o golpista?"

El canal multiestatal TeleSUR emitió una entrevista con Carlos Sosa, embajador del Gobierno legítimo de Honduras ante la OEA, quien declaró que "nos preocupa la amenaza que lanzó sobre el pueblo hondureño su eminencia, el cardenal Oscar Rodríguez, al cual yo no puedo irrespetar como católico que soy, de que iba a haber un baño de sangre, si regresa el presidente Zelaya. ¿Qué es lo que sabe su eminencia? ¿Por qué nos amenaza con un baño de sangre? ¿Ese es un pastor de almas o es el lenguaje de un general golpista?