17 feb. 2009

Revolución perpetua

¡Viva la victoria popular de este 15 de febrero!

Viva la perpetuidad del hombre que asumió sobre sus hombros, los hombros de todos.

Viva Fidel que transmutó de hombre a idea para hacerse perpetuo.

Viva Chávez que es -sin duda- la continuación de la perpetuidad del Che, Fidel, Alí, Bolívar, Martí… y muchos otros, en la misma idea.

Que no se haga perpetuo el lamento por el voto que no fue, pudiendo ser.

Que se perpetúe el compromiso de trabajar... y trabajar... y ¡trabajar coño! sin excusas, para sumar conciencias y no para restar paciencia.

Que no se perpetúe el triunfalismo que sirve de mampara a la pereza mental… o al escualidismo funcional.

Que se perpetúe el militante que –con corbata o sin ella- prefiere patear la calle y no la papelera que está debajo de su escritorio.

Que no se perpetúe el estudiante que estudia para aprehender al que enseña y no para aprender a enseñar.

Que se perpetúe el orgullo del humilde voto de cada uno, como si fuera el decisivo.

Que no se perpetúe la repetición inconsciente del discurso mediático calumniador… que avala la estupidez perpetua de los que bendicen al amo que los condena.

Que se perpetúe la crítica sana, constructiva y oportuna… pero no la servil que, sirve de merienda a los vampiros mediáticos pitiyanquis.

Que no se perpetúe la corrupción de alma, que hace pensar al que la padece, que es corrupto el que roba y no el que deja robar.

Que se perpetúe la valentía del que señala con su honestidad al que cobra y no trabaja.

Que no se perpetúe el oportunismo de los que van a las marchas, pero no van a votar.

Que no se perpetúe la oquedad, ni en el discurso… ni en el canto… ni en la poesía… ni en la victoria… ni en la derrota.

Que se perpetúe la solidaridad y el desprendimiento y no el apego a lo material, al lujo, a la comodidad y el facilismo.

Que no se perpetúe el culto a la personalidad, ni e l tributo a la vanidad.

Que se perpetúe la sencillez del que no tiene chofer, sino compañero de viaje.

Que no se perpetúe el odio… ni del que lo ofrece, ni del que lo recibe.

Que se perpetúe el amor, que perpetúa a quien lo porta como amuleto.

Que no se perpetúe la ambición protagónica, sino el protagonismo de todos.

Que se perpetúe el interés de todos los días... y no solo el de los 15 y último.

Que no se perpetúe la envidia que hace perpetua la fealdad de quien la siente.

Que se perpetúe el cooperativismo y no el cooperatimismo.

PORQUE SERÁ PERPETUO CHÁVEZ Y SÍ SU SUEÑO… QUE ES LA BANDERA DE LOS QUE CREEMOS EN LA PERPETUIDAD DE ESTA REVOLUCIÓN.



--
Darvin Romero Montiel
Ministro Consejero de Venezuela en el Reino de los Países Bajos
Dirección: Nassaulaan 2, 2514 JS
Telf.: 0031-70-3651266 / 0031-70-3651256
Fax.: 0031-70-3656954
Cel: 0031-6-16157891