29 abr. 2008

Collon: la Guerra Global busca dividir a toda América Latina

ENTREVISTA A MICHEL COLLON, INTERNACIONALISTA BELGA


Venezuela tiene un papel muy significativo porque, en primer lugar, muestra que es posible utilizar el dinero del petróleo de otra manera, y ese elemento es una muestra muy importante

Caracas, 20 abr. Tribuna Popular TP/gentileza de MINCI.- El periodista y escritor belga, Michel Collon, asegura que la Guerra Global es aquella que busca la recolonización de territorios que pertenecieron a la Unión Soviética, de países del Tercer Mundo y de algunas naciones independientes. Considera que la resistencia ante esta guerra hay que darla desde el campo mediático, principalmente a través de Internet

Michel Collon, periodista y escritor belga, y luchador en el campo de la teoría y de la producción del conocimiento, durante la noche de este jueves 17 de abril, dictó la conferencia “Los Estados Unidos y Europa en la guerra global contra los pueblos del sur”, en las instalaciones del Salón Simón Bolívar de la Universidad Bolivariana de Venezuela, UBV, donde se congregaron estudiantes, profesores y público en general para hacerse partícipes del encuentro.

Tras su participación en la actividad, el investigador conversó con el equipo de prensa del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MinCI), con quienes compartió su visión del panorama mundial actual, así como la importancia de Venezuela y de la Revolución Bolivariana dentro de la dinámica internacional.

Pregunta (P). ¿Cómo define usted una “Guerra Global”, y cómo se pone en práctica la misma?

MC: Se trata de una guerra de recolonización del mundo, de los territorios perdidos de la Unión Soviética, del Tercer Mundo, y también de territorios independientes. Es una Guerra Global para controlar todas las materias primas, pero también, la fuerza de trabajo en el mundo y los mercados; es una guerra contra los pueblos, con el fin de obtener el control sobre el petróleo y sobre los recursos naturales.

En este sentido, hay unidad entre Estados Unidos y Europa, en la búsqueda de controlar los países del Tercer Mundo, pero esta Guerra Global también comprende una rivalidad entre estas dos grandes potencias, principalmente por la competencia entre sus trasnacionales.

Así funciona el capitalismo, por un lado hay unidad de Estados Unidos y Europa en contra de los pueblos del sur, pero por otro lado, habrá rivalidad cuando sus trasnacionales entren en el campo de la competencia. El último rival de Estados Unidos es la Unión Europea.

P: Usted maneja dos conceptos de guerra. Guerra de resistencia o directa y Guerra no declarada o indirecta. ¿La Guerra Global se enmarca dentro de una de ellas?

MC: Creo que hay guerras directas con invasiones militares, como la de Bush en Irak ahora, o la de Afganistán, pero se puede ver que esta estrategia de Guerra Global tiene una derrota porque ha provocado una resistencia magnífica en Irak, Afganistán, Líbano, el Congo, Asia y naturalmente en América Latina.

La resistencia provocada en estos países tiene como efecto debilitar las posibilidades de intervención de los Estados Unidos. Ante eso, el otro método es utilizar guerras indirectas, guerras provocadas, guerras no declaradas, movimientos separatistas, para dividir así a países que resisten.

Yo creo que el mismo método utilizado contra Yugoslavia, es el que se pretende usar contra Bolivia, Ecuador y Venezuela: la división. Lo que se busca, en torno a esa Guerra Global, es dividir a toda América Latina.

P: ¿En el marco de esta Guerra Global, en qué estatus se encuentra Venezuela?

MC: Venezuela tiene un papel muy significativo porque, en primer lugar, muestra que es posible utilizar el dinero del petróleo de otra manera, y ese elemento es una muestra muy importante.

Lo que se vive en este país es una enseñanza muy importante por la visión de democracia participativa, que me parece más avanzada que la democracia que nosotros tenemos en Europa. Además, este país propone una alternativa de comercio justo entre las naciones, como lo es la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), y eso también es una alternativa al sistema neocolonialista, sistema donde una gran potencia domina a todo el mundo y donde las grandes decisiones de América Latina se toman en Washington.

Venezuela ha provocado el cambio frente a ese sistema, mostrándole al mundo una alternativa.

P: ¿Este proceso que se está desarrollando en Venezuela implica poner en riesgo al país, en el marco de esta guerra de la que usted habla?

MC: Venezuela ha vivido situaciones de riesgo. El Caracazo fue un riesgo. Naturalmente hay riesgos cuando tú resistes. Cuando tú no resistes, cuando el país está dirigido por agentes de Washington, pasa lo que en Colombia, donde se ha generado una situación de cuatro millones de desplazados, con una gran pobreza, víctima del narcotráfico. Naturalmente Venezuela tiene riesgos, pero es mejor tener riesgos defendiéndose que sometiéndose.

Usted ha hablado de que la campaña comunicacional de Venezuela a nivel internacional es un poco débil, que no llega, que no está surtiendo los efectos que debiera en el exterior y que debe fortalecerse. ¿En el marco de ese fortalecimiento qué se debe hacer, qué le recomienda al país?

Creo que hay que utilizar más el Internet, que es una fuerza de contrainformación muy importante, es un factor muy desarrollado en Europa y en Estados Unidos y es una herramienta que se debe utilizar para defender a Venezuela. A través de ella, hay que dar respuestas inmediatas a las mentiras mediáticas.

Además, Internet es necesario para organizar una solidaridad más amplia a nivel mundial. En Europa hay una campaña comunicacional para hacer ver al presidente Chávez, como un dictador. Ante eso hace falta una estrategia de comunicación, falta una organización de una comunicación sistemática de respuesta inmediata y sobre todo en diversos idiomas.

Defender a Venezuela es defender el derecho a la alternativa, ante el sistema capitalista. Y para ello, considero imprescindible la construcción de un Frente Mundial de Resistencia a la Guerra y al Neocolonialismo. Hay que formarse para la resistencia y esa resistencia hay que llevarla en el campo de la lucha mediática.