22 ene. 2010

Las mentiras se convierten en verdades

“En estos momentos tenemos que considerar al gobierno de Venezuela como una fuerza negativa en la región”.
Condoleezza Rice
18-01-2005BK
Esta declaración no fue sólo una amenaza. El gobierno de Bush, preocupado por las victorias electorales y el respaldo popular del presidente Chávez, comenzó, conjuntamente con la oposición venezolana e internacional, a montar una campaña de desprestigio hacia el gobierno de Venezuela. No habían contado con que el presidente Chávez salvara con vida gracias a la movilización popular que se mantuvo fiel a su gobierno frente al golpe civico militar de Carmona, el 2002.

Al presidente Bolivariano se le empezó a imputar el termino de “dictador”, que presta ayuda al terrorismo internacional y que no hace un esfuerzo real por evitar el tráfico de drogas.
Pero tal vez el momento más difícil para Bush frente a Chávez fue cuando fracasó ante la Cumbre del Mar del Plata el 2005 cuando pretendía imponer el ALCA. Chávez ya no era sólo un peligro para la oposición en Venezuela si no que se convirtió en una amenaza peligrosa para los “Intereses de Seguridad” de los Estados Unidos.
Bajo esta nueva arremetida “anti Chávez” dirigida hacia la opinión pública, personeros del gobierno norteamericano, hicieron declaraciones hostiles contra Venezuela en el 2006, acusando al país bolivariano de dar asilo político a grupos terroristas del Oriente Medio, nombrando a Hezbollah en sus intervenciones.(*)
También en algunas declaraciones planteaban que “terroristas” colombianos se encontraban en territorio venezolano.
Las declaraciones se transmitieron por todo el mundo, mostrando así, la capacidad de injerencia por parte de los Estados Unidos en los medios de comunicación masivos.
Recordemos que Estados Unidos, arremetió contra el pueblo de Irak, por medio de la mentira; el poder mediático y la dependencia de sus aliados, desencadenando una guerra irracional y sanguinaria en nombre de la democracia y en contra del terrorismo internacional.
Y cuál es una de las lecciones que nos da esta barbaridad? Gobiernos que callan y tratan de esconder la verdad tras una gran mentira.
Con Obama, llegaba una esperanza que se ha desvanecido. Hoy su gobierno dirige, con mayor atención, su poder hacia Venezuela y los países progresistas de la región.
La ambigua actitud frente al golpe de Micheletti en Honduras, la constante actitud hostil frente al soberano pueblo de Cuba muestra que la Doctrina Monroe sigue tan vigente como ayer.
La tarea del gobierno de los Estados Unidos es afianzar el control de los recursos energéticos naturales y generar una dependencia económica de los diferentes mercados comerciales internos “sometiéndolos al libre comercio”.



“qué hacer con Venezuela?”
Los Estados Unidos, preocupados por el avance popular en Venezuela, empezó a invertir millones de dólares del contribuyente estadounidense por intermedio de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la Agencia de los Estados Unidos para el desarrollo Internacional (USAID). Dinero dirigido para ganar conciencias democráticas y fortalecer a los partidos de oposición.(*)
La injerencia norteamericana no logró afianzar el golpe de Carmona, el 2002. Pero siguieron apoyando a la oposición venezolana quienes, sin ningún miedo a la persecución política o judicial después del fallido golpe, lanzaron un paro petrolero, a final de ese mismo año, provocando un gran golpe económico negativo para el país.
Más de 60 días de paro de la empresa de petróleo, la más importante del continente, estrangulaba al gobierno democrático. Los trabajadores petroleros, convencidos de la necesidad del proceso revolucionario, recuperaron la empresa.
La oposición, sintiéndose segura del desequilibrio social producto de la crisis creada con el paro, llamó a un Referendo Revocatorio para el 2004, ratificando con esto, la legitimación de la Constitución de 1999.
Los opositores al Gobierno se negaban a reconocer la nueva Constitución pero sintiéndose seguros de una victoria se lanzaron en esta campaña de desestabilización, resultando para ellos, en otro fracaso.
La derrota posterior a esta oposición venezolana aliada al imperialismo, fue para las elecciones parlamentarias del 2005, tratando de boicotearlas, la oposición decide no participar, permitiendo con esto una mayoría de fuerzas progresistas en la Asamblea Nacional.
Más de 10 victorias electorales respaldan el sentido democrático de la Revolución Bolivariana en estos 10 años. Pero los medios de comunicación privados en Venezuela, siguen hablando de dictadura.
Los Estados Unidos, por su lado, frente a las victorias del presidente Chávez mueven sus piezas y el Centro de Política de Seguridad en Washington, elaboró un documento el 2005 titulado “qué hacer con Venezuela”.(*)
Uno de los objetivos del documento fue demostrar que el gobierno de Hugo Chávez, es un peligro para la propia Seguridad Nacional de los Estados Unidos.
En este documento se le acusa al gobierno bolivariano, entre otras cosas, de alianzas estratégicas con estados que patrocinan el terrorismo como Irak, Irán, Libia, etc. Dice también este documento que Venezuela ayuda a los “narcoguerrilleros” para derrocar al gobierno de Colombia y que los servicios de seguridad e inteligencia están fusionado eficazmente con los de Cuba.
En el documento se afirma que Hugo Chávez “ha despojado a los críticos del régimen de los derechos humanos fundamentales, obligando a cientos de ellos al exilio”.
Pero la realidad es que en Venezuela no hay perseguidos políticos pero si, prófugos de la Justicia, entre otros, el terrorista Posada Carrilles que se encuentra refugiado en los Estados Unidos.
En Venezuela no están prohibidos los partidos políticos de oposición; la gran mayoría de los medios de comunicación son privados y existe libertad de prensa.
Lejos de ser un país ideal como nos recomienda el paraíso bíblico, Venezuela lucha en contra de las taras de la sociedad capitalista.
La corrupción, el burocratismo, el oportunismo y la delincuencia son problemas reales que vienen de gobiernos anteriores y, que hoy, son una amenaza aún mayor para este proceso, sumado a los ataques de quienes quieren acabar con la transición de la Revolución Bolivariana hacia el Socialismo.
El viejo estado de dominación capitalista se resiste a morir y sus aliados evitan esta derrota pacífica. La violencia histórica de los poderosos se está preparando para derrocar a este nuevo referente, conocido como el Socialismo del Siglo XXI.



Una guerra contra Venezuela o asesinar a Hugo Chávez?
Otra de las “verdades” que nos ofrece la prensa privada es que la carrera armamentista que se desató en América Latina, fue promovida por Venezuela.
Sin embargo, Chile por ejemplo, sin motivo alguno, bajo un gobierno de “transición a la democracia” dio inicio a una escalada armamentista con compras de armas, entre otros, a Holanda, país donde se dio también preparación a militares chilenos para la utilización de los nuevos medios de telecomunicaciones.
El presupuesto anual de Defensa de Venezuela está por debajo del de Chile, Colombia o el de los Estados Unidos. Los norteamericanos tienen un presupuesto anual superior a cualquier otro país en la región, sin entrar en detalles, en las bombas de destrucción masiva que este país imperialista posee.
Las bases militares de los Estados Unidos en Colombia es, según la prensa privada, una medida en contra de la droga. Pero esta intervención militar sólo persigue acrecentar la tensión fronteriza entre estos países y afianzar territorio estratégico, no sólo en el plano militar si no que también de los recursos naturales que estaban en el territorio de la guerrilla.
El peligro de la guerrilla en Colombia y el narcotráfico, son los argumentos utilizados para el asentamiento militar extranjero. Los países que se están liberando de la dependencia de los Estados Unidos comenzaron a cerrar los pactos de las bases militares norteamericanas en la región, como la de Manta en el Ecuador. Esto obliga al aparato de defensa de los Estados Unidos a buscar otros centros de operaciones militares.
Ante esta política beligerante, todos los países de UNASUR han manifestado su rechazo en contra de esta nueva intervención militar de los Estados Unidos en América Latina.
Una guerra en América Latina costará dinero a los trabajadores de los Estados Unidos, pero al parecer no todos están dispuestos a pagar estos gastos, por ejemplo, tomamos las declaraciones del reverendo Pat Robertson, durante su programa religioso en la televisión estadounidense:... Robertson:.. “ Ustedes saben, yo no conozco esta doctrina del asesinato, pero si piensa que estamos tratando de asesinarlo, creo que debiéramos seguir adelante y hacerlo. Es muchísimo más barato que iniciar una guerra”...
Sin duda, el costo económico de las guerras en el Medio Oriente, ha sido bastante elevado. Pero las ganancias, gracias al material de guerra y el férreo control político y financiero del petróleo en esa región, son también, de bastante consideración y al parecer la inversión militar otorga mas ganancia que perdida al gobierno de los Estados Unidos. Claro que es sólo ganancia para algunos y no para la gran mayoría de la sociedad norteamericana.
A pesar de la campaña internacional de desprestigio contra el presidente Hugo Chávez, éste, continúa al frente del proceso y trabaja por la unidad entre los revolucionarios. Él, mas que nadie, sabe que el proceso no puede depender sólo de una persona, y llama a trabajar por la formación y construcción de esa fuerza material de conducción revolucionaria que debe derrotar el viejo estado capitalista.


Venezuela y los países progresistas en la región
Hugo Chávez, un oficial del ejército, movido por profundos principios humanistas, tomó la dirección y responsabilidad de un alzamiento militar en 1992. Este alzamiento fue una respuesta a la represión policial del gobierno de Carlos Andrés Pérez, desatada contra la crisis social que se desencadenó en 1989, producto de las medidas neoliberales adoptadas por el gobierno de esa época para hacer frente a una crisis económica.
Venezuela, a pesar de ser un país rico en recursos naturales, conocía una injusticia social inherente al sistema capitalista. La izquierda venezolana, debilitada por la persecución política y afectada por el derrumbe del mal llamado socialismo real no lograba dirigir el descontento social hacia cambios políticos estructurales.
A pesar de toda esta campaña de manipulación y atentados contra la Revolución Bolivariana, la política exterior de Venezuela en la región, ha sido exitosa.
La Alianza Bolivariana para las Américas, ha unificado a nueve países. Entre ellos, Honduras, país que hoy sufre una dictadura cívico-militar amparada por los Estados Unidos, y pretende retirarse del ALBA.
La resistencia social que sigue aún movilizada por la restitución de su legítimo presidente Manuel Zelaya, rechaza categóricamente esta medida dictatorial que sólo persigue presionar económicamente al pueblo postergado y movilizado por la Democracia.
La derrota del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en Mar del Plata (2005), demostró que el imperialismo norteamericano tiene un oponente fuerte y que cuenta con el apoyo de los progresistas de la región latinoamericana.
El ALBA de nuestros pueblos enarbola la bandera de la Dignidad y la Justicia Social.




Holanda aliada a los Estados Unidos
En Holanda, la visión que se tiene de Venezuela y del presidente Chávez no está lejos de lo que ofrecen los medios de comunicación de oposición.
En las universidades, hay docentes que dan charlas en contra del “dictador”. Profesionales respetados, conocedores de la situación en América Latina, ridiculizan al presidente, llamándolo machista o hablando de “Hugolandia”, entiéndase en castellano por “país de Hugo”.
El término de populista tampoco es ajeno en los debates, inclusive dentro de la izquierda. Y los periodistas, conocedores de América Latina, intentan desvirtuar la información con la fantasía de supuestos nexos del Gobierno Bolivariano con la “narcoguerrilla”; con el terrorismo internacional y la violación de los Derechos Humanos.
La opinión pública holandesa está siendo preparada para una justificación ante una posible intervención militar.
La cooperación de Holanda, a esta escalada de instigación por parte de los Estados Unidos contra Venezuela, no es única.
Holanda también fue parte de las fuerzas militares que invadieron Irak, a pesar del rechazo de la población holandesa.
Hoy, el gobierno holandés se encuentra en un conflicto político producto de la investigación (Comisión Davids) que se realizó a raíz de la cooperación de Holanda con los Estados Unidos en esta guerra imperialista.
La ocupación del territorio de la Antillas holandesas (FOLs) para los vuelos contra el supuesto narcotráfico, también es parte de discusión social. Este convenio vence dentro de poco y según estudios, los objetivos planteados como el de disminuir los campos de cultivo o el tráfico de droga, no se han logrado.
La utilización de esta zona estratégica en el Caribe por parte de los Estados Unidos y Holanda, tal vez persiguen objetivos militares y políticos que pueden amenazar los avances progresistas que se dan en contra de la injusticia social y la indiscriminada explotación de los recursos naturales en América Latina.



La Democracia del Capitalismo
A pesar del triunfo del capitalismo ante el derrumbe del mal llamado “socialismo real” no se ha fortalecido la Democracia para todos.
Los países no pueden optar soberanamente por el Socialismo. Es impensable para el imperialismo norteamericano que los recursos naturales sean aprovechados por la población regional en función de una interrelación respetuosa del medio ambiente y la sociedad. Es impensable para el capitalista aceptar que es más importante el bienestar del ser humano y la naturaleza antes que la ganancia económica.
Por un lado, es más fácil para los Estados Unidos y sus aliados, seguir invirtiendo dinero fiscal en los medios de comunicación para que sigan tergiversando la realidad ante la opinión pública y por otro lado, acrecentar la tensión militar para desencadenar una guerra destruyendo la paz regional y la alternativa mundial.
Otro mundo es posible, si logramos evitar una guerra en contra de Venezuela. Las mentiras del imperio norteamericano son conocidas y atentan contra la humanidad. Los ejemplos de Afganistán, Irak, Haití, Honduras, no son una excepción, son parte de la estrategia imperial de los Estados Unidos, defensores del capitalismo.
O defendemos la Paz o nos sometemos a la dictadura capitalista.

Círculo Bolivariano de Holanda
info@circulobolivariano.nl Dit e-mailadres is beschermd tegen spambots. U heeft Javascript nodig om het te kunnen zien.
http://www.circulobolivariano.nl



“Es necesario avanzar hacia la estabilidad del Continente:
en lo político, en lo económico, en lo social,
este modelo del ALBA apunta hacia la estabilidad
y citando las palabras de Cristo:
El único camino a la paz, es la Justicia;
la hermandad, la igualdad…
no habrá paz, mientras no haya justicia en el mundo”

Hugo Chávez Frías




(*) “Bush v/s Chávez”, Eva Golinger