17 sept. 2010

Entrevista a Román Chalbaud


Román Chalbaud

En Venezuela “el cine ha progresado mucho gracias al gobierno bolivariano”

Barcelona 16-09-10


Tras su visita a Barcelona el director de cine venezolano Román Chalbaud dio a conocer su nueva producción denominada: “Zamora, tierra y hombres libres”. Una película producida por la Villa del Cine que intenta mostrar aquellos aspectos de la vida del general Ezequiel Zamora que han sido silenciados por años en la historia de Venezuela.

Como representante del cine venezolano, Chalbaud se ha preocupado por mostrar el lado sensible de la sociedad con miras a despertar conciencia en el público que le sigue. De acuerdo con su visión el crecimiento de Venezuela en el área cinematográfica ha sido posible por el apoyo que ha brindado el gobierno en los últimos diez años, pero anteriormente era difícil hacer producciones.

Aprovechando su visita al Consulado de Venezuela en Barcelona hemos conversado con Chalbaud a fin de conocer la nueva producción y su apreciación sobre el quehacer cinematográfico en la nación bolivariana.


¿Quién influyó en Román Chalbaud?

Fui autodidacta porque en la época que comencé no había escuelas de cine ni se podía pensar que en Venezuela se pudiera hacer cine. Iba mucho al cine, veía muchas películas, leía mucho revistas y libros. Tuve la suerte que a finales de los años 40 Bolívar Films llevó un grupo de cineastas argentinos para hacer películas en Venezuela, esa fue una idea de Villegas Blanco y él llegó a hacer 12 películas, entre ellas La Malandra Elizabeth llegó esta tarde que ganó premio de fotografía en CANE. En esa época yo era office boy en Creole Petrolium Corporation porque me quebraban en los exámenes dado que mi interés era el cine, mi madre me decía que yo no iba a servir para nada y me consiguió un trabajo de office boy siendo un adolescente.
Como salía a las 4 yo me iba a Bolívar Films a ver las filmaciones. Paralelamente me puse a escribir y enviaba críticas de cine a los periódicos y me las publicaban y nunca fui a cobrar ni sabía que pagaban por eso.
En el año 50 llegó un director mexicano que fue contratado para hacer dos películas. Yo tenía apenas 19 años, le insistí y logré ser su asistente de dirección. Esa fue la primera clase práctica que recibí. Era muy mal asistente, le preguntaba ¿por qué pone la cámara allí?, ¿por qué hace eso?. Así me inicié en este mundo.

¿Qué papel juega su abuela dentro de su inicio en el cine?

Mi abuela Elvia Hortensia Godoy de Quintero me llevaba al cine. A ella le gustaba mucho el cine francés y me llevaba a ver las películas francesas. En esa época (II Guerra Mundial) Hollywood no hacía muchas películas y allí fue donde aprovecho Argentina, México, España, Francia, Italia.
Una película que influyó mucho en mí fue Roma Ciudad Abierta dirigida por Roberto Rossellini, me hizo cambiar mi sentido de apreciación del cine, ya no era para evadir la realidad sino para enfrentarla.
Una cosa importantísima de mi abuela es que ella leía y yo le quitaba los libros de la mesa de noche para leerlos. Ella leía Doña Bárbara, Hamlet, Los tres Mosqueteros, La Panadera. Leía de forma variada y mucha literatura venezolana.
Yo les insisto a los jóvenes que un director de cine debe saber de todo. Porque el cine conjuga todas las artes y allí la lectura es importantísima.

¿Cómo se define?

Me gusta mucho trabajar y me hace muy feliz trabajar en lo que a mí me gusta.

¿Cuáles son sus aportes al cine venezolano?

Eso deja que mejor lo diga la gente.


¿Cómo le gustaría que su público le recordara?

Como me recuerda. He tenido muchas satisfacciones, la gente de la oposición dice que me vendí lo cual es mentira porque siempre he pensado así. Cuando voy por la calle me encuentro gente que no conozco me paran y me dicen gracias porque usted está con nosotros y eso me llena de satisfacción, por ello quiero que me recuerden como me están recordando.

Durante años realizó producciones para la televisión sólo para generar audiencias, ¿qué puede decirnos de esa etapa?

Teníamos que hacer los programas que ellos querían. Desde el punto de rating eso fue muy exitoso pero muy dañino para la mentalidad de las personas. La televisión tiene mucha culpa de la formación de esa generación.
Cuando apareció el rating las televisoras enloquecieron y sólo buscaban cosas que subieran los numeritos. La televisión después del 63 alejó al pueblo de la cultura y esos son unos años que hay que recuperar porque es mentira que la cultura es fastidiosa.

¿Qué elementos de la sociedad venezolana muestra Chalbaud en sus trabajos?

La sociedad de los marginados y de los injustos. Desde que llegué de Mérida yo era muy pobre, muy humilde. Mis relaciones siempre fueron con gente humilde y eso es lo que siempre he defendido porque son el verdadero pueblo y son los humillados y los ofendidos.


¿Qué persigue con Zamora?

Rescatar la imagen de Zamora, no sólo yo sino el Estado venezolano, pues Zamora es uno de los pilares básicos del árbol de tres raíces que son Zamora, Bolívar y Simón Rodríguez.
La figura de Zamora ha sido vituperada, la historia nos lo ha mostrado como un bandido no como un héroe por ello es importante rescatar la imagen de Zamora que nos han robado.

¿Qué es lo más difícil que le tocó hacer de la película Zamora?

Las batallas. Fueron muy difíciles porque tuvimos que adiestrar a mucha gente joven y algunos de ellos no sabía no montar caballos, no sabían disparar ese tipo de armas que eran de un solo tiro de la guerra Napoleónica, tenían que tirarse de los caballos, disparos, bombas, movimientos de masas, eso fue lo más difícil.

Fue muy difícil construir los cañones, teníamos que elegir los repartos para hacer los vestuarios a la medida de cada actor, tuvimos que investigar mucho.

¿Cuánto tiempo duro la pre-producción y la producción?

Seis meses de preproducción, después firmamos seis meses. Se hizo cinco horas de película. Ahora van a estrenar la miniserie que dura cinco horas, una hora diaria. La película tiene dos horas y cuarto, pero el resto no se ve en la película pero sí en la miniserie.

Su experiencia en la producción de la Batalla de Santa Inés

Fue alucinante, muy difícil pero muy bien. La gente que trabajó tenía mucha mística. Esas personas que mueren son gente del pueblo. En cada pueblo que llegábamos se anunciaba los que quieren ser extras en la película y había unas colas enormes. Adiestramos a toda esa gente y lo hicieron muy bien a pesar de nunca haber trabado en el cine.

¿Cómo observa el cine venezolano, cuáles son sus fortaleza y debilidades?

Ha progresado notablemente desde la creación de la Villa del Cine y la plataforma cinematográfica que hay ahora. Por fin se logró que de la taquilla de las películas extranjeras engrose una parte muy importante para el cine venezolano.
Ahora hay una plataforma de cine que está compuesta por la cinemateca la cual existía y que se llamaba nacional pero sólo estaba en Caracas, ahora sí es nacional. La Cinemateca ha diseñado como 42 salas de cine en todo el país y ya se han inaugurado creo que 15 y en lugares donde no había cine. Después está el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CENAC) que también existía pero que ahora tiene más presupuesto.
Actualmente existen dos cosas nuevas que no existía antes La villa del Cine, productora del estado con estudios y equipos que ha producido 25 películas en tres años. También tenemos la distribuidora nacional “Amazonia Films” que distribuye las películas venezolanas y compra películas en el mundo entero para distribuirlas en Venezuela.
El cine ha progresado mucho gracias al gobierno bolivariano porque a partir del año 86 nos quitaron el presupuesto del cine y sólo había dinero para hacer una película al año. Desde el año 86 hasta que llegó Chávez y se aprobó el nuevo reglamento sólo se hacía una película al año. Llegaban 48 proyectos y sólo se aprobaba uno. Yo tuve 15 años sin hacer cine, porque siempre quedaba de finalista pero nunca lo aprobaban. Tuve varios años importantes de mi vida sin poder hacer cine.


¿Hacia dónde va el cine venezolano?

Avanzando. Se han hecho 25 películas en los últimos tres años, eso nunca se había hecho antes. Venezuela ahora está ganando muchos premios. Hermanos por ejemplo se ganó tres premios en Moscú, Habana Eva también y se acaba de estrenar Taita Bovés. Ahora es que se comienzan a estrenar producciones.




¿Cuál es su consejo para las personas con interés en el cine?

Que estudien mucho. Ser director de cine no es sólo decir cámara y acción. Detrás de eso debe haber conocimiento. Estoy muy optimista porque he visto películas y cortometrajes de jóvenes directores nuevos y tienen mucho talento. El futuro del cine venezolano está en los jóvenes, ellos tienen el deber y el derecho de hacer mejor cine que el que nosotros hicimos. Ahora se va a fundar la escuela de Cine que va a pertenecer a UNEARTE y esa escuela tiene que ser de primera clase para formar mejores cineastas.

¿Cree que los jóvenes tienen posibilidades para hacer cine?

Evidentemente sí. Los jóvenes tienen muchas oportunidades, antes era imposible; hacer una película era como un sueño. Yo hice mi primera película en el año 57, la otra en el 63 y la tercera en el 74. Perdí muchos años sin hacer nada.
Anteriormente llegaban 43 proyecto, pero ahora eso ha cambiado. Fui jurado en la Villa del Cine de un concurso de guiones y llegaron 215 guiones de todas partes del país y los que ganaron nadie los conocía.

¿Qué proceso que deben seguir?

El CENAC tiene sus pasos porque da crédito para los cineastas. También está la Villa del Cine con la cual se pueden hacer coproducciones.

¿Cuáles son los próximos trabajos en los que veremos a Chalbaud

Días de poder que se estrena en noviembre y ya está listo el guión de la Planta Insolente de Luís Brito García sobre Cipriano Castro. Estamos esperando que salga el presupuesto para comenzar la producción de la película.

¿Qué mensaje que le da al público que siente que usted se ha parcializado?

Nunca me he parcializado siempre he pensado así a favor del pueblo. Parcializados son aquellos que tomaron el poder y solamente gobernaban para el 20% del país.

¿Cómo ve Chalbauld la sociedad que se está levantando?

Eso no lo vamos a ver nosotros. Es una gente mucho más pura que no está contaminada con esa cosa terrible de que el dinero es el rey. Vivimos en una sociedad donde el dinero es lo que importa, no importa la moral, no importa nada.
Hay un reparto en el capitalismo de droga. Ellos dicen que persiguen las drogas pero para mí no la persiguen sino que la reparte y reparten dinero para que haya delincuentes.

¿Qué papel cree que desempeñan los medios en la difusión de Venezuela?

Hay que evaluar quiénes son los dueños de los medios y a quiénes representan. Ellos no representan al pueblo. Sólo defienden sus intereses y por ellos atacan al gobierno y a Chávez.
El ataque a Venezuela es una cosa diseñada mundialmente porque en todos los países esos medios como están en manos de los poderosos atacan a un sistema de gobierno que ayuda al pueblo en la salud, educación y se preocupa de la gente.

Al Presidente Chávez se le critica el hecho de que la renta petrolera se ha incrementado en los últimos, años y por ello tiene más dinero para invertir dentro de la sociedad.

Cuando se incrementó en épocas de Carlos Andrés Pérez qué hizo él con el dinero. Aquí llegaba el dinero del Fondo Monetario Internacional y a los tres días se iba a cuanta de particulares en el exterior.
En Cambio el Presidente lo que hace es invertirlo en el pueblo.