22 oct. 2009

El bloqueo contra Cuba

"Nuestros problemas se multiplican ad infinitum por esa política de bloqueo, de hostilidad permanente..."
Oscar de los Reyes

“Cuando usted traspasa las fronteras bilaterales y lo hace extensivo al mundo, la presión para que no se comercie con mi país, para que no se le otorguen créditos a mi país, ya no es un embargo, es un bloqueo con todas las de la ley y ese es el que ha estado vigente desde 1962”…


Este 28 de octubre, nuevamente, será llevada ante la Asamblea General del Consejo de Naciones Unidas, la votación por moción de rechazo al bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba. Con vista a esta votación conversamos con el Embajador cubano en Holanda, señor Óscar de los Reyes.

Un diálogo ameno, que entrega la vivencia ante los apremios y esfuerzos a que este país hermano está sometido frente a este bloqueo inhumano. El Embajador empieza manifestándonos: “Yo quisiera decir de entrada, no hay un solo aspecto de la vida de los cubanos que no se vea afectada: en la mañana, en la tarde, en la noche por el bloqueo. El bloqueo no es una frase, es una cruda realidad que mi país padece desde 1962. En una política estructurada, en sus inicios, para tratar de ahogar lo que por otra vía no lograron hacer en los años iniciales de la revolución, impedir el desarrollo de Cuba, impedir el bienestar de Cuba, impedir los vínculos de Cuba con el mundo. Aislar al país, combinando junto con una política extraordinariamente dura, en el terreno financiero y económico con otros drenajes a la sociedad cubana como es la ley de ajuste cubano muy poco conocida en el mundo. Una ley vigente desde 1966. Encaminada a atraer la inmigración ilegal cubana hacia Estados Unidos…”

La serenidad y convicción para describir lo injustificable, nos va demostrando, que los orígenes de esta medida arbitraria, por parte de los Estados Unidos, pretendía acabar con un pueblo que supo tomar la historia por asalto, que destruyó un Estado dependiente del empresariado, aliado con el imperio Norteamericano que no perdona esto y pretende frenarlo con un bloqueo, hostigamiento, injerencia en la política de independencia soberana que reclama, no tan sólo Cuba, sino que todos nuestros pueblos en América Latina.

La destrucción de ese Estado que ejercía una política oprobiosa en contra del pueblo cubano, fue el triunfo de la revolución y zanjó así, un proceso que garantiza la dignidad, la justicia, la democracia y el desarrollo del ser humano en conjunto con su entorno. Esta revolución, después de 50 años, sigue siendo un ejemplo para el mundo.

Cuba, que se mantiene gracias a su triunfante revolución, ha sufrido, por más de 40 años, este inhumano bloqueo económico por parte del país más poderoso del mundo y que le ha costado millonarias pérdidas, tanto en lo material como en lo humano.

Este bloqueo económico atenta en todo ámbito del diario vivir del pueblo cubano. Así lo describe De Los Reyes: “Cuba, con enormes dificultades incrementadas, sin duda alguna, por los efectos de ese bloqueo, con nuestras propias limitaciones, con nuestras propias deficiencias, combinadas con unas circunstancias de cerco por parte de la principal potencia del mundo, ahí estamos, ahí nos mantenemos, ahí buscamos permanentemente soluciones a los problemas. Sería ingenuo decir que estamos carentes de defectos, de insuficiencias, pero los primeros que estamos conscientes de ello, somos nosotros, los cubanos. No pretendemos engañar a nadie diciendo que todos nuestros problemas se deben al bloqueo, no, no! Nuestros problemas se multiplican ad infinitum por esa política de bloqueo, de hostilidad permanente, de inmensa dificultad para lograr adquirir, intercambiar, traer al país aquello que no se distribuye, que no va a bolsillos privados, que no va a ganancias de particulares, sino que va al pueblo en los programas de salud, de educación, de reconstrucción nacional”...

Varias administraciones norteamericanas han intentado, por todos los medios, de injerir en la sociedad cubana. Nada ha mellado esa fuerte relación que mantiene el pueblo organizado con el gobierno revolucionario. Todos los esfuerzos por parte de los distintos gobiernos de los Estados Unidos han fracasado. Ni siquiera las acciones terroristas emprendidas por Orlando Bosch y tantos otros, han podido desestabilizar la unidad nacional.

Cómo entender esta fuerza del pueblo Cubano y su gobierno? El Embajador De Los Reyes, nos señala: ...“Para podértelo responder de una manera más breve, concisa y precisa, ese es el resultado de una revolución verdadera que tuvo, al menos, dos singularidades: la extraordinaria capacidad de movilización popular alrededor de una idea, de un movimiento, de una aspiración de recuperación nacional, de reafirmación de independencia que fue la eclosión de un proceso que comenzó mucho antes del 59. La segunda e irrebatible realidad, es la existencia de un líder con la capacidad, tenacidad, vitalidad de Fidel Castro Ruz. Pésele a quién le pese, agrádele a quién le agrade, desagrádele a quién le desagrade, la revolución cubana tiene nombre, y es Fidel Castro Ruz. No solamente por sus extraordinarias cualidades sino por las capacidades infinitas de nuclear en torno a una pléyade de revolucionarios formados, forjados, probados desde los momentos muy negros desde la primera acción del 26 de julio con el asalto al cuartel Moncada, en 1953, pasando por prisión, por el exilio, por la formación de un ejército, un ejército guerrillero, por dos años de lucha en las montañas y por la invariable línea de conducción de la revolución hacia los objetivos nacional liberadores y antiimperialistas de la revolución cubana”.
“Pudiéramos hablar de muchísimas otras razones, cómo eso condujo a la formación, no de diez, sino de un partido, la revitalización de un partido llamado Comunista de Cuba para centrar, guiar, encabezar la vanguardia del proyecto revolucionario cubano. Las pruebas muy duras por las que el proceso cubano ha pasado, por la enorme fortuna de haber preservado la vida de nuestro líder en contra de infinitos planes por eliminarlo, por matarlo, por asesinarlo público y notorio. Todo ello conduce a una cosa, la unidad del pueblo cubano, de la inmensa mayoría del pueblo
cubano, no la totalidad, nunca hay totalidades. La inmensa mayoría del pueblo cubano que reconoce en la dirección histórica de Fidel, de sus seguidores, de los que están probados en la lucha, el natural derecho a la conducción de ese proceso, proceso que en 50 años no ha tenido un solo momento de descanso ni de paz. Un pueblo que ha estado en disposición de enfrentar las más duras circunstancias, incluso de confrontación armada total, que a pesar de esos pesares, ahí está, buscando siempre fórmulas, buscando siempre como seguir adelante, buscando cómo capturar la imaginación de las generaciones más jóvenes que no pasaron aquellas pruebas, pasaron otras. Conocieron sólo deprivaciones, sólo de desaparición del campo socialista, sólo del periodo especial, sólo de los años negros del 93 y 94, los apagones… esa es nuestra historia, esa es nuestra responsabilidad, ese es nuestro cometido. Hacerlo saber, en primerísimo lugar a nuestras generaciones de jóvenes y a la vez hacerlo de conocimiento, hacerlo patente a los amigos que nos han acompañado y que esperamos ser merecedores de continuar siendo objeto de su solidaridad, su comprensión, su apoyo, su inapreciable valor. Eso es lo que te puedo decir.”

En estos momentos actuales con la llegada a la presidencia de Obama, muchas personas han tenido expectativas, incluso para Cuba y el bloqueo a que la tienen sometida. Sin embargo, en este corto periodo del gobierno de Obama, ya se mira con desilusión. El Embajador cubano lo explica como sigue: “…con el presidente Barack Obama, y algunas medidas cosméticas que ha tomado su administración, que no implicaba para nada una revisión de la política del bloqueo, sino, sencillamente, la eliminación de medidas presidenciales de su antecesor para lo cual no requería ninguna consulta al Congreso, de ninguna otra acción más profunda de revisión política. Muchas personas, en muchas latitudes, han visto en ello un cambio en la política. No debe verse así, y por ello el discurso, la presentación de este tema por nuestro canciller (Bruno Eduardo Rodríguez Parrilla) ante la asamblea general de la ONU, es extraordinariamente claro, ha representado realmente la modificación de restricciones de viaje a los cubanoamericanos residentes en Estados Unidos que tengan familiares en Cuba para visitar el país y una modesta liberación de la cantidad de dinero que puedan llevar para permitir y gastar en Cuba, sólo aquellos que tienen parientes vivos en Cuba... Puede verse, sin duda, como un paso en un sentido positivo pero comparado con la estructura, con el andamiaje tan minucioso, tan inflexible de la política del bloqueo, representa sencillamente un soplo frente a un huracán de presiones. Presiones que afectan a los aliados de Estados Unidos. Presiones, prácticamente, extorsión que ejerce Estados Unidos sobre sus propios aliados y que se manifiesta y que están bien documentadas en el informe de Cuba que anualmente se presenta al secretario general y que enlista con detalles, ejemplos fehacientes de presión para impedir que firmas, entidades, fábricas, producciones de cualquier naturaleza, establezcan vínculos comerciales con mi país”.

Ante esta realidad, aquí en Holanda, el Círculo Bolivariano, no puede estar indiferente ante esa imposición imperialista, que junto a sus aliados, mantiene una política coercitiva a través de la prensa burguesa acrecentando la desinformación. En este sentido, Óscar de los Reyes añade: …“es una realidad que debe percibirse y debemos nosotros, en primera instancia los cubanos y en segunda, los amigos que se interesan y que muestran su solidaridad con Cuba, hacer el máximo por divulgarla, por difundirla, por aclarar que la política de cerco económico, financiero y político contra Cuba no ha cesado ni se ha modificado...las medidas tomadas hasta ahora, tienen un carácter electoral de la administración norteamericana, promesas hechas a una comunidad localizada en dos estados de la unión sur de la Florida y en el estado de Nueva Yersi para tomar algún rédito de esa comunidad por el peso que en su comunidad tiene el voto cubanoamericano que además no fue para el presidente Obama sino que tradicionalmente es y será republicano”.

Como sabemos, el bloqueo afecta a cualquier país que, de forma directa o indirecta, tenga una relación comercial con Cuba y si los países o empresas se arriesgan a comercializar, estarán enfrentados a procesos judiciales y a sanciones con grandes multas. Como ha sido, últimamente, con la empresa holandesa, Phillips.

Sin lugar a dudas, los países que componen el ALBA, rechazan el bloqueo. Cuba es miembro de este pacto y el Embajador cubano nos expone sobre esto: “El ALBA, es una proposición, un proyecto con una solidez económica propia que no depende de la anuencia de Washington para llevar adelante su proyección de intercambio y de interconexión entre los países que soberanamente han decidido integrarse. La concepción del ALBA es la complementariedad, es buscar los espacios en que las naciones latinoamericanas crecientemente pudiéramos lograr nuevos y mejores niveles de intercambio en términos no necesariamente de estricto mercado, sino de complementariedad, sin dudas en un proyecto animado por una visión totalmente distinta de lo que debe ser el intercambio entre las naciones, sobre todo, entre las naciones hermanas como los son las latinoamericanas...”

Como decíamos al principio, este 28 de octubre próximo, se llevará a votación la moción de Cuba contra el bloqueo de Estados Unidos por décimo octava vez. El Embajador De Los Reyes acota que “…la popularidad por la resolución contra el bloqueo va creciendo y ha superado aquella, que en su tiempo, se manifestara contra la política del Apartheid en Sud África. En los últimos años, Cuba ha logrado 185 votos de la totalidad de las naciones miembros de las Naciones Unidas. Y por décimo octava vez estamos convencidos que recibiremos una apoyo abrumador, que lo que certifica es precisamente el fracaso de la política de aislamiento contra Cuba. Y que en todo caso quienes se ven aislados, son precisamente los Estados Unidos en una política totalmente fallida que la rechazan con matices sus aleados más cercanos”.

Desde Holanda esperamos, y de eso no nos cabe la menor duda, que esté año, nuevamente, será la inmensa mayoría de las naciones que apoyarán el término inmediato de ese irracional bloqueo impuesto por los Estados Unidos en contra del soberano pueblo de Cuba. Nuestro aporte de solidaridad internacional con el gobierno y pueblo de Cuba será más fuerte aún, si contamos con su respaldo. Le invitamos a estar atentos y a participar en esta solidaridad con este pueblo hermano.

Círculo Bolivariano de Holanda




No al bloqueo!